Milenio: “Los restos que me dierón no son de mi hija”

SEGUNDA PRUEBA BRENDA DAMARIA

Monterrey

A casi 11 meses de haber recibido los restos de quien presuntamente es su hija, Juana Solís Barrios tendrá la oportunidad de confirmarlo al recibir la autorización por parte de la Procuraduría General de Justicia del Estado para hacer un segundo cotejo de ADN, pues el cuerpo de la joven, que yace en el panteón municipal de García, será exhumado el próximo mes.

Las dudas de la madre comenzaron en el momento en que le entregaron, en una bolsa de plástico negra (igual a las que se usan para tirar basura) solo restos de quien se supone es Brenda Dámaris González Solís, desaparecida el 31 de julio de 2011 en el municipio de Santa Catarina, luego de presuntamente haber participado en un percance vial.

“Ella nos habló cuando tuvo el accidente y lo último que nosotros escuchamos fue que le decían ‘suelte el teléfono ya’, y después ya nada, llegamos al lugar del accidente y nadie nos supo decir”, relata.

Incompatibilidad entre la antigüedad de los restos y la fecha en que perdió contacto con su hija, la orden de llevarlos directo a la incineración, la ropa, incluso el mismo informe pericial que decía que el cuerpo tenía al menos un año en el lugar que fue encontrado, son los elementos que robustecen el caso y permitirán a esta madre “salir de dudas”.

“Es una cosa que sé, la siento, los restos que me entregaron no son los de mi hija, y ya la verdad quiero saber, sea lo que sea que diga la segunda prueba, si es mi hija está bien; aún falta mucho por hacer, como buscar la justicia en su caso y que los culpables paguen.

“Si no lo es, debo seguirla buscando; esos restos son de alguna joven, quizá sus padres también la buscan, ellos también tienen derecho a saber y yo a estar segura”, dice.

De los agentes de Tránsito que presuntamente participaron en la desaparición de la joven no se ha sabido nada; las autoridades dijeron que los iban a boletinar en Plataforma México.

Algunos de los participantes estuvieron detenidos en el Penal del Topo Chico por otras razones y no se les cuestionó sobre el caso, salieron libres y ya no se les pudo localizar.

El pasado 31 de julio, a dos años de la desaparición de Brenda Dámaris, la señora Juana, su esposo y otros integrantes del colectivo Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos (as) en Nuevo León (Fundenl) elevaron una petición al Gobierno Estatal y la Procuraduría para acceder a este segundo examen de ADN.

La respuesta llegó el 26 de agosto, la PGJE resolvió que la petición no contraviene ningún precepto legal y le autoriza a realizarla, pero por su cuenta.

La familia González Solís debe presentar ante las autoridades a dos peritos calificados que serán evaluados y rendirán protesta específica por esta labor, cuyo costo podría ascender a más allá de 80 mil pesos.

La organización que respalda a Juany ya está gestionando apoyo económico con su similares en otros estados, pero sobre todo han lanzado una solicitud de ayuda al Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) que es una organización no gubernamental y sin fines de lucro que desde 1998 ha trabajado en 30 países de Latinoamérica, África, Europa y Asia, entre ellos Bosnia, Croacia, Kosovo y Sudáfrica.

Señalan que la petición ya está realizada y pudieran obtener una respuesta positiva, mientras tanto la familia está avocada a conseguir los recursos necesarios para hacer frente a la exhumación del cuerpo y las pruebas de compatibilidad.

Cronología

31 de julio de 2011

Desaparece Brenda Dámaris González Solís luego de un percance vial en el municipio de Santa Catarina.

17 de octubre de 2011

Son encontrados los restos en el kilómetro 92 de la autopista a Saltillo. Según los peritos éstos llevaban al menos un año a la intemperie, es decir pudieron haber sido dejados el 17 de octubre de 2010, diez meses antes de la desaparición de la joven.

17 de octubre de 2012

Notifican a Juana Solís Barrios que han encontrado a su hija, al dar positivo en cotejo de ADN con los restos resguardados bajo el expediente Prueba 166.

17 de noviembre de 2012

Personal del Servicio Médico Forense entrega los restos en una bolsa negra directo a la funeraria y con orden de incineración inmediata o sepultura.

Nota en Milenio:

http://www.milenio.com/monterrey/restos-dieron-hija_0_144585828.html

Nota en Telediario: